Aranegui Coll, Pedro

Pedro Aranegui Coll (Barcelona hacia 1905-?)

Pedro Aranegui Coll nació en Barcelona hacia 1905. Sus padres fueron Clemente Victoriano Aranegui Martínez y Jacoba Coll Escofet. Poco después su familia se trasladó a Vitoria donde realizó sus estudios de bachillerato en el Colegio marianista de Santa María, haciendo los exámenes oficiales en el Instituto de esa ciudad. Un profesor que tuvo en ese colegio le inculcó la afición por las ciencias naturales. De hecho tanto de esa asignatura como de la de Etica y Rudimentos de Derecho tuvo muy buena calificación –sobresaliente con opción a matrícula de honor- al examinarse en 1920 [1].

Finalizado el Bachillerato se trasladó a Madrid donde se licenció en Ciencias obteniendo en 1925 el premio extraordinario de la Facultad de Ciencias[2]

Antes de acabar sus estudios universitarios se vinculó a organismos de la JAE. En efecto el órgano rector de esa institución en su sesión de 25 de octubre de 1923 le nombró Aspirante al Magisterio Secundario, de la sección de Ciencias Naturales, Fisiología, Higiene y Agricultura, del Instituto Escuela de segunda enseñanza, que funcionaba bajo la inspección y dirección de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas. En noviembre de 1925, según datos de un informe que se hizo por aquel entonces (ver aquí), ganaba 188 ptas. mensuales. Por esa época –el 8 de mayo de 1924- solicitó una pensión de un mes a la JAE, que no le fue concedida, para asistir a un curso de verano en la Universidad de Oxford con la intención de “lanzar una ojeada sobre la organización de la ciudad universitaria de Oxford y tomar parte en conferencias y debates sobre educación”.

Además de dar clases en el Instituto-Escuela de la JAE también se vinculó al ámbito de la investigación científica al ser Agregado al Laboratorio de Geología del Museo Nacional de Ciencias Naturales el 1 de octubre de 1924 y al mundo universitario como ayudante de clases prácticas de la asignatura de Geografía y Geología dinámica de la Universidad Central desde el 2 de octubre de 1925 y de la asignatura de Geología geognóstica y estratigráfica en la misma Universidad desde el 2 de octubre de 1927. Colaboró en esas actividades estrechamente con el catedrático Francisco Hernández-Pacheco, responsable del mencionado Laboratorio de Geología del Museo Nacional de Ciencias Naturales.  Maestro y discípulo publicaron diversos artículos conjuntos en el Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural en 1926 y 1927 sobre terrazas cuaternarias existentes en diversos lugares del territorio español. Pedro Aranegui también participó en esos años en la labor científica y cultural de la Sociedad de Estudios Vascos participando, por ejemplo, en el congreso organizado por esa sociedad en Vitoria, del 25 de julio al 1 de agosto de 1926, donde presentó una comunicación sobre Las Ciencias Naturales y la orientación profesional. El 17 de marzo de 1927 volvió a solicitar una nueva pensión a la JAE, que nuevamente le fue denegada. En esa ocasión, tras destacar que dominaba el francés, el inglés y el alemán, manifestaba interés en desplazarse a Estados Unidos por un año para hacer estudios de geología en la Universidad de Harvard bajo la dirección del profesor Reginald Aldworth Daly.

Meses después, y tras unas competidas oposiciones, ganó una cátedra de Historia Natural, eligiendo como destino el Instituto de Enseñanza Secundaria de Manresa donde tomó posesión el 1 de junio de 1928 con un sueldo anual de 4 mil pesetas [3]. En ese año de 1928 Pedro Aranegui estuvo especialmente activo. Participó en el congreso celebrado en Cádiz por la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias, en la sección de Ciencias Naturales [4], donde presentó una comunicación sobre “Los montes Obarenes” en el marco de sus investigaciones acerca de la orografía vasco-cantábrica sobre la que presentó una visión de conjunto en el XII Congreso de la Unión Geográfica Internacional (ver aquí), celebrado en Inglaterra en el verano de 1928. En ese congreso representaron oficialmente a España los naturalistas Odón y Rafael de Buen, Francisco y Eduardo Hernández-Pacheco y Pedro Aranegui como delegado de la Real Sociedad Española de Historia Natural y de la Sociedad de Estudios Vascos.

En el breve tiempo que ejerció la docencia en el Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Manresa ejerció el cargo de vicedirector, pronunció el discurso de apertura del curso de 1928 a 1929 sobre “La enseñanza de las ciencias naturales”, y publicó un Programa de Geología para el bachillerato universitario.

El 22 de febrero de 1929 solicitó nuevamente una pensión a la JAE por dos años de duración. Aducía en esta ocasión que deseaba “realizar estudios geológicos, especialmente con referencia a la Tectónica y a sus relaciones con el relieve del suelo, y adquirir directamente, para dicho fin, los métodos geofísicos y geomorfológicos de la escuela americana”. Los lugares en los que quería trabajar eran la Columbia University de Nueva York y la Institución Carnegie de Washington. En esta ocasión la JAE sí aceptó, en su sesión de 4 de marzo de 1930, proponerle como pensionado dados los méritos científicos que había presentado. Se acordó concederle la pensión por un año otorgándole 650 pesetas mensuales en concepto de pensión y 3.500 pesetas para los viajes de ida y vuelta procedente de un fondo que tenía la Junta de Relaciones Culturales del Ministerio de Estado para potenciar los intercambios educativos y científicos con Estados Unidos. Antes de emprender viaje a tierras norteamericanas tomó posesión de su cátedra en el instituto de Jerez adonde se trasladó desde Manresa. La ayuda que le concedió la JAE le fue prorrogada por un año más en abril de 1931 para que pudiese finalizar las investigaciones que estaba realizando en Estados Unidos donde amplió sus estudios geológicos en la Universidad de Yale. Sorprendentemente de esa larga estancia en Estados Unidos no se conservan huellas en su expediente en el archivo de la JAE.

Tras regresar del continente americano fue adscrito en septiembre de 1932 al Instituto-Escuela que se había creado en Valencia [5] , donde ocupó cargos directivos. Hasta la guerra civil la labor científica y docente de Pedro Aranegui fue intensa. En la sesión de 2 de octubre de 1933 fue propuesto como socio de número de la Sociedad Geográfica Nacional que presidía Gregorio Marañón. A principios de diciembre de ese año dio una conferencia en el Hogar Manchego de Valencia sobre Norma de conducta en los animales [6]. Al año siguiente participó en el VI congreso de estudios vascos y en los cursos de verano organizados por la Sociedad de Estudios Vascos. Así se anunció que el 15 de septiembre de 1934 impartiría una conferencia en el paraninfo del Instituto de Bilbao sobre “El País Vasco a través de los tiempos geológicos”.[7] Ya en 1936 participó en los primeros meses de ese año en el Seminario de Pedagogía de la Universidad de Valencia con un curso sobre Metodología de la Segunda Enseñanza[8].  Y el Museo Nacional de Ciencias Naturales, dependiente de la JAE, publicó muy poco antes de que se iniciara la guerra civil la que fue su obra científica más importante: Geología y geografía del País Vasco, que recogía sus investigaciones de más de una década sobre ese objeto de estudio.

Simpatizante del partido partido Unión Republicana de Martínez Barrio Pedro Arinegui vivió la guerra civil en Valencia, afiliándose a la CNT [9]. Al finalizar la guerra delató, al parecer, a su compañero en el claustro del Instituto-Escuela de Valencia el catedrático de Lengua y Literatura española Angel Lacalle.  Además, probablemente  sus vinculaciones familiares –su hermano el ingeniero industrial y economista Manuel de Aranegui sería un integrante de las elites políticas franquistas- le eximieron de ser depurado tras la guerra y pudo continuar sus actividades docentes en el Instituto femenino de Educación Secundaria “San Vicente Ferrer”, el cual sustituyó el 20 de abril de 1939 al que había nacido en la Valencia de 1933 como Instituto mixto “Blasco Ibáñez”. En ese nuevo centro docente franquista Pedro Aranegui Coll continuó sus tareas docentes como Catedrático de Ciencias Naturales, ejerciendo la dirección del Instituto San Vicente Ferrer casi por una década, entre el 31 de octubre de 1945 y el 1 de octubre de 1955. [10]. Entre 1946 y 1954 publicó cuatro artículos en el Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural.

Fuentes documentales

Archivo de la JAE en la Residencia de Estudiantes. Expediente JAE 10-460. 25 pp.

Memoria de la JAE. Años 1928-1930 (Madrid 1930) pp. 105 y 138.

Obras

1926 Hernández-Pacheco, Francisco y Pedro Aranegui Coll, "La laguna de Gallocanta y la geología de sus alrededores", Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, t. XXVI, 1926, p. 419-429.;La cuenca del río Omecillo”, Revista Internacional de los Estudios Vascos, t. XVII, San Sebastián, 1926, p. 437-452 (Fechado en Vitoria, agosto de 1926), accesible aquí;

1927. “Las terrazas cuaternarias del río Tajo entre Aranjuez (Madrid) y Talavera de la Reina (Toledo)”, Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, t. XXVII, 1927, pp. 285-290 (láms. III-VI);  “Las terrazas cuaternarias de la cuenca del Ebro entre Sobrón (Alava) y Haro (Logroño)”, Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, t. XXVII, 1927, pp. 429-434 (láms. XIII-XV); Aranegui Coll, Pedro y Hernández-Pacheco, Francisco “Las terrazas cuaternarias del río Henares en las inmediaciones de Alcalá (Madrid)”, Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, t. XXVII, 1927, pp. 341-343 (lám. XI); Francisco Hernández-Pacheco y Pedro Aranegui Coll, Las terrazas cuaternarias del río Jarama en las inmediaciones de San Fernando y Torrelaguna (Madrid). Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, t. XXVII, 1927, pp. 310-316  (láms. VII-X); “Las terrazas cuaternarias en el País Vasco”, Revista internacional de los estudios vascos, vol. 18, n 4, 1927, p. 620-624, ver aquí;

1928, “Los montes Obarenes”, Madrid, 1928 [Asociación Española para el Progreso de las Ciencias. Congreso de Cádiz, t. VI, Ciencias naturales, pp. 57-80]; “Las Ciencias Naturales y la orientación profesional”, San Sebastián 1928, pp. 151-156. ver aquí [IV Congreso de Estudios Vascos: recopilación de los trabajos de dicho congreso, celebrado en Vitoria del 25 de julio al 1 de agosto de 1926 acerca de temas de orientación y enseñanzas profesionales]; Discurso de apertura del curso de 1928 a 1929. La enseñanza de las ciencias naturales, Manresa, Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Manresa, 1928, 21 p; Orography of the Spanish Basque Country, Cambridge, 1928 [International Geogr. Congress, Proceedings, p. 486-492], reseñado por Jean Sermet, Prof. Aranegui, Orography of the Spanish Basque Country, en Rev. Geogr. Pyr. Sud-Ouest, II, 1931, p. 514-515.

1929 “Tectónica de las Conchas de Haro”, Memorias de la Real Sociedad Española de Historia Natural, tomo XV, 1929, p. 415-417, lám. XVII [volumen publicado en homenaje a D. Ignacio Bolívar Urrutia]; “Formaciones cuaternarias en la cuenca del Cardoner”, Asociación Española para el Progreso de las Ciencias, Congreso de Barcelona, t. VI, pp. 65-70, fig. 1, Madrid, 1929; Francisco Hernández-Pacheco y Pedro Aranegui, “Nuevos datos sobre las terrazas cuaternarias de los ríos Jarama y Henares”, Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, tomo XXIX, pp.403-404;

1930. Characteristics  of the Quaternary Terraces in the Basque Rivers and the higuer Ebro.  Deuxième rapport de la Commission des Terrasses Pliocènes et Pleistocènes, pp. 74-77, con dos fotografías y dos cortes geológicos, Florencia, 1930.

1936. Geología y geografía del País Vasco, Madrid, Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, Museo Nacional de Ciencias Naturales (Comisión de Investigaciones Geográficas, Geológicas y Prehistóricas. Memoria n. 2),, 1936, 141 p. 4 h. de lám en col. y negro.

1946. "Sobre la sierra de la Demanda y los montes Obaranes", Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, vol. 44, sección Geología, pp. 253-258.

1946. "Estado actual de algunas cuestiones geológicas fundamentales", Boletín de la Real Sociedad Españaola de Historia Natural, vol. 44, sección Geología, pp. 532-597.

1949. "Los meteoritos como agentes geológicos", Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, vol. 49, sección Geología, pp. 223-226.

1954. "Las costas arqueadas españolas", Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, vol. 52. Tomo extraordinario de trabajados geológicos publicado con motivo del 80 aniversario del nacimiento del profesor Eduardo Hernández-Pacheco., pp. 55-62.

 

Bibliografía secundaria

 

SEGURA REDONDO, Manuel, "Líneas de investigación desarrolladas en el Laboratorio de Geología del Museo de Ciencias Naturales (1910-1936)", Henares. Revista de Geología, nº 2 (1988), pp. 41-57. Accesible on line aquí.

IBAÑEZ TARÍN, Margarita, “El sindicato de profesiones liberales de la CNT durante la guerra civil en Valencia”, CIAN. Revista de Historia de las Universidades, 17/2, 2014, p. 141-169. Accesible on line aquí.

           

Leoncio López-Ocón Cabrera

 

 


[1] Heraldo alavés, 2 junio 1920, p. 1 y Antonio García Fresca, “Vitorianos que triunfan. Pedro Aranegui y Justo Ruiz de Azúa”, Heraldo alavés, 5 abril 1928, p. 4 (el artículo está fechado en Pamplona el  2 de abril).

[2] Otros premiados en esa promoción de la Facultad de Ciencias fueron: Antonio Mingarro, Antonio Sánchez, Miguel Junquera Muni, Vicente Borderas, Luis Medrano, Francisco Sánchez, quien obtuvo el premio Echegaray, y Rafael Candel que obtuvo el premio Bauer del colegio de Doctores. Ver El Globo 2 octubre de 1925, p. 1.

[3] Otros opositores que obtuvieron cátedra en esas oposiciones fueron Miguel A, Junquera Muni, que eligió el Instituto de Ferrol, Rafael Ibáñez Méndez, el de Osuna y Justo Ruiz de Azúa, el de Vigo.Ver La Correspondencia de Valencia, martes 22 de mayo de 1928, p. 2.

[4] Una relación de las comunicaciones presentadas en esa sección en El Noticiero Gaditano 25 de julio de 1928, p. 1.

[5] Las Provincias  28 septiembre 1932 p. 8. Ahí se dice que en la Gaceta de Madrid se señalaba que pasaban a prestar servicio al Instituto Escuela de Valencia, sin causar baja en sus actuales destinos los siguientes profesores además de Pedro Aranegui: Rafael Martínez Martínez, del Instituto de Soria, para la cátedra de Geografía e Historia; Angel Lacalle Fernández, del Instituto de Manresa, para la cátedra de Literatura; Rafael Soriano Bea, del Instituto de Manresa, para la cátedra de Matemáticas. Julia Gomis Llopis, excedente del Instituto de Teruel, para la de Dibujo.

[6] Las Provincias, 6 diciembre 1933, p. 13.

[7] Pensamiento alavés 13 junio 1934 p. 3.

[8] Revista de Escuelas Normales, mayo 1936, p. 29 donde se indicaba que Pedro Aranegui dividió su curso sobre Metodología de la Segunda Enseñanza en tres partes: I. Organización; II. El alumno de Segunda Enseñanza. III. El plan de estudios.

[9] Margarita Ibáñez Tarín, “El sindicato de profesiones liberales de la CNT durante la guerra civil en Valencia”, Cian, 17/2, 2014, p. 161

 

 

 

Disciplinas: